Plan de marketing digital ¿Cómo crearlo?

En esta ocasión vamos a hablar de lo que es un plan de marketing digital y como preprararlo. En un post anterior, hablamos de lo que es el Search marketing. Aunque la palabreja parece que indica algo espectacular, en el fondo son las bases de cualquier trabajo inicial en SEO. Si no has tenido oportunidad de leerlo, te lo recomiendo si necesitas entender de forma global que es todo esto del SEO. El siguiente paso, es crear un desarrollar un plan que te permita llevar a cabo cualquiera de tus objetivos.

Tener un plan, es saber qué y cómo hacer las cosas. Se podría decir que un plan establece la diferencia entre un profesional y un principiante, entre el éxito y el fracaso.

Para obtener un buen rendimiento, es necesario organizar los recursos, prioridades y las tareas necesarias para poder cumplir los objetivos de tu plan de marketing digital.

Plan de marketing digital

¿Cómo debes plantear tu plan de marketing digital?

Evaluación inicial

No podemos encontrar un camino, si no sabemos dónde estamos. Es necesario que sepas de la forma más exacta posible en qué punto se encuentra tu proyecto.

  1. ¿Con qué equipo cuentas?
  2. ¿Qué presupuesto tienes?
  3. Si estás tú solo, ¿Cuánto tiempo puedes o estás dispuesto/a a dedicar a este trabajo.
  4. ¿Estás midiendo tus resultados?
  5. ¿Cuantas visitas recibes?
  6. ¿Cuál es tu tasa de rebote?
  7. ¿Cuál es la tasa de conversión?
  8. ¿Cuál es la media de estancia de tus visitantes en tu web?
  9. ¿Qué canales de marketing pueden ofrecerte una mejor tasa de retorno?
  10. ¿Cómo han sido los resultados de esas métricas durante el último año?
  11. ¿Cómo te encuentra el público? ¿Y tú público objetivo?

En base a estas y otras posibles preguntas, podrás conocer con más exactitud dónde estás actualmente, como aprender de los posibles errores y cuál es el mejor camino a seguir para lograr tus objetivos.

¿Cuáles son tus objetivos?

Muchas veces, intentamos crecer cómo sea, pero la verdadera pregunta debe ser ¿cómo queremos crecer?

¡Vale, queremos crecer! Pero, ¿en qué?  ¿conversiones, ventas, volumen de clientes, rentabilidad?. Respondiendo a estas preguntas, podrás saber que recursos y estrategias deberás seguir para lograrlos.

Para conocer tus objetivos, es conveniente seguir una metodología. Una de las más seguidas es la metodología S.M.A.R.T.

Esta metodología no dice (de forma resumida) que nuestros objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y en el tiempo.

Dicho de otra manera, la fórmula del éxito nos dice que primero establezcamos nuestros objetivos, luego los cumplimos y después, repetir.

objetivos_smart

S de específico (specific en inglés)

El objetivo debe ser lo más específico posible. Tienes que tener meridianamente claro que quieres conseguir. Pero no vale esto de “Quiero vivir de la web”. Más bien se refiere a que pienses ¿Cuánto quieres ganar con la web? ¿Cuántas horas vas a dedicarle?

M de Medible

Definitivamente el objetivo debe ser medible. Si no puedes medirlo, entonces no sabrás cuales son los resultados. No puedes definir con certeza si las cosas van bien o no.

A de Alcanzable

Debes tener muy claro que es un objetivo alcanzable y en un alto porcentaje, debe depender de ti o psicológicamente, con el paso del tiempo, acabarás asumiendo que no lo alcanzarás y perderás el foco y la ilusión. Tu estado emocional acabará convirtiéndose en tu primer enemigo y ya sabemos lo que ocurre cuando no hay ganas e ilusión ¿O a ti no te pasa?

R de realista

Tu objetivo puede ser alcanzable, pero no realista ¿Se puede derrumbar una casa con un martillo? Seguro que se puede, si no tienes nada que hacer en los próximos meses. Día a día a base de mucho esfuerzo y paciencia, seguro que acabas por tirarla, pero… ¿Es realista? ¿Vas a estar semanas o meses a martillazos para tirar una casa? ¿Vas a invertir tu tiempo, salud y recursos en eso?  No sé si era el mejor ejemplo, pero seguro que te has reído un poco imaginándote con el martillo y la casa por delante.

Esto tampoco debe confundirnos con el recurso fácil del que tiramos en demasiadas ocasiones. La famosa frase “No puedo”. Tal vez creas que no puedes, porque no sabes como hacerlo. Si otros han podido, a priori, tu deberías de poder.  Lo que necesitas es tener un plan y saber como hacerlo. Una vez que lo tengas, pregúntate si puedes.

Hay una frase que leí por ahí, que tiene mucho que ver con esto. “Las personas de éxito, hacen lo que las personas sin éxito no quieren hacer”

T de temporizado

Tu objetivo debe estar situado en el tiempo y con fecha de caducidad. Si no lo agendas, no lo harás jamás.

Por último, comentar que cuando un objetivo es grande y puede parecer que es inalcanzable, es una buena idea trocearlo en pequeños objetivos que como resultado tenga el objetivo final. Así cada pequeño objetivo será un pequeño éxito que te llevará sucesivamente al siguiente hasta alcanzar tu objetivo final.

Como diría Simeone “Partido a partido”, es decir, no te centres en ganar la liga, piensa en ganar primero el partido que viene este fin de semana.

Prioriza

A veces la ansiedad y necesidad de alcanzar resultados nos hace perder el foco. Buscamos errores y soluciones en cualquier cosa, pensando que eso nos puede ayudar o hacernos fracasar.

Esto no ayuda en nada y nos hace perder el tiempo en algo muy importante. No saber identificar lo urgente de lo necesario. Aprender a conocer que es lo que realmente provoca cambios drásticos en nuestros resultados ¿Qué es lo que realmente nos ayuda a cambiarlos de lo que puede ser algo puramente decorativo y en el fondo intrascendente para los resultados?

Yo creo que hay algo que nos pasa a todos en algún momento, ¡por lo menos a mí me ha pasado!

Con el ánimo de mejorar y estar a la altura de los competidores tendemos a buscar y almacenar mucha información. Copiamos o seguimos a pies juntillas todo lo que hacen los demás, pensando que a nosotros nos va a funcionar de la misma manera.

No es que sea negativo inspirarse en otros trabajos, empresas o personas. El verdadero problema se resumen en:

Almacenamos mucha información, que luego no tenemos tiempo de “procesar”

Dicho de otra manera, leemos en diagonal, sin pararnos a entender todo el contenido que leemos, porque es tanta la información que encontramos actualmente que solo buscamos aquello que “aparentemente nos interesa”, sin pararnos a pensar y a analizar todo el proceso.

Para que un procedimiento aporte resultados, debemos entender cómo funciona y analizar si realmente nos puede ayudar a nosotros. No todo lo que funciona a los demás tiene que funcionar en nuestro caso. Debemos probar y ver como hay que acabar por adaptar lo que hacen los demás, entendiendo porqué lo hacen.

Copiamos ideas sin saber o entender por qué lo hacen

Cuando alguien nos muestra una idea, no siempre puede explicar el proceso de como se llegó a esa conclusión. En muchas ocasiones se han probado y descartado otros procedimientos, porque en ese caso, no han funcionado. Eso quiere decir que han pasado por todo un proceso de prueba y error hasta que han conseguido su objetivo. Detrás de todo ese proceso, hay mucho trabajo, tiempo y dinero invertido.

No va a ser tan fácil como “coger la idea” y ponerla directamente en práctica. Tal vez otros procesos que han descartado en su caso, a ti si podría funcionarte. Todo depende de diferentes factores, como por ejemplo, el tipo de actividad, el dinero invertido, el equipo disponible.

Lo peor de todo, es que con tanta información que no llegamos a estudiar de verdad, hacemos un batiburrillo de cosas en nuestra cabeza. Creer que si todas funcionan y las juntamos, “pueden ser la bomba” y al final sí que es lo es, y nos “estalla en las manos”.

Muchas veces nos movemos por “modas”

Por ejemplo, si lees que la red social de moda es X y decides que tienes que estar ahí. O incluso peor, consideras que hay que estar en todas. Esto puede parecer una buena idea, pero ¿estás preparado/a para afrontar todos los recursos necesarios para ello? Tal vez sería más productivo averiguar con certeza, cuál de ellas es la más interesante en tu caso y focalizar tus esfuerzos en una o 2 como máximo, para tratar de medir los resultados y decidir si continuas o cambias.

O tal vez leas en alguna parte lo importante que es el branding, tu marca y decides que tener un logo espectacular es absolutamente necesario para crecer. Y claro que lo es, pero… ¿En serio crees que el logo, va a cambiar por si solo la situación?

O los colores de la web. Invertirás horas en el tema de los colores y por supuesto que es importante, pero…¿crees que solo los colores van a cambiar los resultados?

Cualquier acción que realices para mejorar tu trabajo, marca, usabilidad web, etc, son importantes y todos aportan su granito de arena, pero lo que debes preguntarte es si es urgente o necesario hacer estas cosas.

Integrar

Todo es necesario e importante. El resultado de tu trabajo viene directamente de cada uno de los elementos necesarios para lograr tus objetivos. Todo afecta directa o indirectamente a tus resultados. Por ejemplo, en un equipo de fútbol, los resultados vienen en realidad por el conjunto y no por un jugador.

Dicho de otra manera, para que la estrella del equipo meta sus goles, hay detrás todo un engranaje enorme que provoca que él pueda lograr el objetivo, que es meter goles. Seguro que si ponemos a Messi o Ronaldo solos en el campo, por muy buenos que sean, no podrían lograr hacerlo solos.

Tanto una empresa como un individuo debe integrar los procedimientos necesarios que formarán el engranaje ideal para el flujo de trabajo.

Dicho de otro modo, integrar quiere decir, que debemos tener la capacidad de unificar todos nuestros recursos y esfuerzos que nos permitan alcanzar nuestros objetivos.

Toda empresa, organización o proyecto, es una “máquina” en la cual, su funcionamiento óptimo depende de que cada engranaje funcione perfectamente y en sinergia con los resultados buscados.

¿Cómo puedo  simplificar y optimizar los procedimientos? ¿Cómo puedo agilizar el trabajo? ¿Qué herramientas puedo utilizar para mejorar el flujo de trabajo?

ejecutar plan de marketing digital

Ejecuta

Si no actuamos, no podemos ver resultados. De nada vale planificar, si luego no actuamos. Como ves en la imagen superior las claves son:Visión, Ambición, Ejecución y Determinación.

Tenemos dos enemigos fundamentales que atentan contra la ejecución de un proyecto.

La falta de foco y la pérdida de tiempo

La falta de foco se relaciona con tus objetivos y metas, su cumplimiento y como se comunican estos a lo largo de la organización.

Por ejemplo, esto ocurre mucho en las empresas con varios departamentos y que se reúnen para algo.

Reuniones interminables, que si el café, el bollo o el cigarro, dos horas para discutir cómo será el nuevo logo, o tres para discutir cómo será la siguiente diapositiva. Perdemos el tiempo en menudencias y no ponemos el foco en el verdadero objetivo.

Según Nico Roddz, el antídoto ideal para esto es: Reuniones cortas, objetivos claros, concretos y todo el mundo de pie. Nada de café y snacks….. jejeje,  creo que tiene mucha razón.

Analiza

Es esencial que puedas analizar tus objetivos y saber cuales son las métricas que necesitas para poder hacer la medición adecuada y evaluar el rendimiento.

Necesitas KPI generales (Indicadores clave de rendimiento) que te muestre el estado general de tus acciones de marketing. Por ejemplo, ROI, ROAS, tasa de conversión, ingresos netos y  también KPIs específicos que te den una visión integral de tu estrategia.

Todo es medible y cuantificable. No se trata de volverse loco con métricas. La cuestión es encontrar las que sean verdaderamente útiles para medir el rendimiento de nuestro trabajo. Encontrar esa información adecuada es la que nos permitirá tomar buenas decisiones. ¡Somos esclavos de nuestras decisiones y cuando las tomamos en torno a suposiciones e intuiciones, es muy fácil que nos equivoquemos. ¡Malas decisiones, malos resultados!

Optimizar

¡Ensayo y error! Analiza tus procesos para mejorarlos constantemente. Te encontrarás por el camino muchas variables que al principio no tuviste en cuenta, posiblemente ni se te pasaron por la cabeza.

¡Es normal! no podemos saberlo todo, ni conocer el comportamiento de cada individuo ¡por eso es tan importante medir y evaluar! Para saber en qué grado afecta a nuestra estrategia y al desarrollo de nuestros objetivos. Así podremos implementar las mejoras que nos ayuden a llegar al objetivo marcado.

Optimizar implica equivocarte y no debes tener miedo a eso. ¡Es que si no te equivocas, no aprenderás! y en definitivas cuentas, nunca podrás mejorar nada. ¡Ten miedo a no aprender! a eso es a lo que debes tener miedo.

Y tú, ¿cómo lo ves? ¿Puedes aportar tu granito de arena y darnos tu opinión?

¡Nos vemos en la próxima!