Tipos de editoriales. ¿Cómo funcionan?

Ya sabes los requisitos legales que vas a necesitar y ahora te explico que tipos de editoriales existen. ¿Cómo es su funcionamiento?

Elegir el tipo de editorial es un paso esencial en la autopublicación. Y dirás… pero ¡si me voy a autopublicar!

Sí, es cierto, pero debes saber algunas cosas que posiblemente desconozcas sobre las editoriales. En primer lugar debes comprender como funciona este mundo, porque te vas a meter en él de lleno.

Voy a explicar de una manera clara y sencilla que tipo de editoriales existen y como funcionan. Luego decide tú con la información que te doy, seguir profundizando o lo que más te conviene. No te quedes solo con mi opinión. Pregunta a otros autores que ya hayan pasado por esa experiencia. Y no solo a un par de ellos. Pregunta a varios….

tipos de editoriales_facebook

Editorial tradicional

Todo el mundo quiere estar en una editorial tradicional, ¡claro! y si es Planeta, ¡mejor que mejor!.

Se dicen muchas cosas de las editoriales en general. Qué si hay muchos intereses… que si solo ayudan a quien les conviene… y un largo etc.

Al margen de los temas comerciales, que ahí no voy a meterme, creo que hay que ser justos en su justa medida.

Veamos a grandes rasgos que supone para una editorial tradicional publicar un libro.

Para empezar una editorial tradicionales no cobran al autor por editar y publicar un libro.

Editar un libro significa a grandes rasgos, diseñarlo, corregirlo, maquetarlo, crear la portada, imprimirlo, distribuirlo, promocionarlo y venderlo. ¡Nada menos! ¿Tú sabes el coste que esto puede tener?.

Sí, muy alto. Arriesgan su dinero y no siempre consiguen recuperar su inversión. Solo tienes que ver la cantidad de editoriales que han cerrado.

Te puedo asegurar que tienen un negocio realmente complejo, en el que intervienen muchos elementos y donde todos se llevan algo.

Reciben miles y miles de propuestas, todas ellas con grandes argumentos y han de decidirse por aquellas que consideran que podrán llegar a un mayor público. Su visión de la publicación es meramente comercial, es decir, invierten para poder recuperar su inversión y ganar dinero.

Es imposible que puedan llegar a todas las solicitudes. De todas las propuestas que les llegan, muy probablemente no editen más de un 5%.

También está la figura del agente literario.

Por decirlo de una manera rápida, es un representante del autor y de su obra. Él pelea por tus intereses y también invierte su tiempo y dinero.

Suele cobrar por porcentaje en las ventas, por lo que también debe determinar dónde y cómo invertir su tiempo y dinero. Es imposible para ellos aceptar todas las peticiones que reciben.

Si quieres ir muy en serio con tu obra esta es la primera posibilidad que debes explorar. Pero prepárate a recibir unas cuantas negativas.

Esto no debe desilusionarte, ni siquiera significa que tu libro no sea bueno. Sencillamente son tantas y tantas propuestas, que no pueden cogerlas todas.

Tienen que tomar decisiones económicas y comerciales, nunca viscerales. Y por supuesto muchas veces se equivocan, para bien y para mal.

Si quieres contactar con ellos y presentar una propuesta, no debes hacerlo de cualquier manera. Las formas son importantes y debes cuidar lo que envías porque la primera impresión es la que cuenta.

Co-edición

Has enviado un montón de propuestas editoriales y un día alguien te contesta…

Tu ya alucinas y no te lo crees. La comunicación en resumen viene a decir que tu libro es fantástico y maravilloso y quieren publicarlo…pero…compartiendo los gastos. Eso es Co-edición.

Te asombraría saber la cantidad de libros co-editados que hay y algunos títulos te sorprenderían.
Esto no es algo malo ni negativo. Lo negativo es el enfoque y esto de “compartir los gastos”.
¡Que nadie me malinterprete!.
Coeditar no es algo negativo si tenemos claro lo que significa.
Hay editoriales muy serias que te explican lo que es, sus ventajas e inconvenientes.
Luego tienes editoriales que lo publican todo y donde realmente tú pones el dinero. Es decir, ellos dicen que comparten los gastos, pero en realidad no comparten nada. Esto tampoco es negativo, pero entonces no es una co-edición.
Dicho de otra manera, te están diciendo algo que no es, porque a la hora de la verdad, el dinero lo pones solo tú pagando los servicios, la impresión y la promoción. Eso es una autopublicación encubierta.
Exactamente igual que una editorial tradicional, si verdaderamente ponen el dinero (aunque sea la mitad o una parte), van a analizar lo que se publica, pero cuando asumes tú los gastos, está claro que lo harán sin problemas. Por tanto, ¿Qué debes tener en cuenta?
¿Cómo puedes saber si te están diciendo la verdad?
Fundamentalmente en el planteamiento de venta.
Por ejemplo. Imagínate que te pasan un presupuesto y te dicen… tantos gastos y la impresión de 500 libros. Tanto dinero…
Habría que saber de que presupuesto hablamos…. pero vale…
Pregúntate:
¿El libro va a ser corregido?. Una editorial seria no envía un libro sin corregir ni a un kiosko…
¿Va a ser distribuido o los ejemplares son para ti?. Si son para tí olvídate. Si no hay distribución no es una co-edición.

Es muy sencillo de entender. El valor añadido que te aporta una editorial es su red de distribución y su nombre. Es decir, si se van a imprimir 500, 1000, 2000 o más libros, han de ir a parar a algún sitio que no sea un almacén o peor, en tu casa.
Una editorial que comparte gastos se preocupará muy mucho de que ese libro se venda en las condiciones adecuadas y se canalice al mercado. Si esto no es así, pregúntate ¿de que gastos compartidos estamos hablando?
Si no hay distribución, entonces no es una coedición, es sencillamente una autopublicación encubierta.
¿Qué es una distribución?
Distribución es que tu libro se envía físicamente a diferentes librerías del país y estará allí presente para la venta. Nunca en impresión bajo demanda.
Es decir, estar en una librería X en impresión bajo demanda no es que sea malo, pero desde luego no es una co-edición y por supuesto no hay necesidad de imprimir tantos libros.
Generalmente cuando una editorial es seria y accede a compartir los gastos, es porque ven posibilidades a esa obra y, sin tener que asumir todo el coste que supone, quieren intentarlo. Si trabajas con una editorial de cierto nombre o fuerte presencia en el mercado editorial, te vas a beneficiar de ese nombre y de su red de venta, distribución y promoción. Eso tiene un valor importante y quizá valga la pena la inversión.
No te creas nunca si te dicen que te lo hacen gratis a cambio de que te comprometas a vender una serie de ejemplares (que tendrás que comprar). Mucho ojo a las “maquetaciones gratis” porque en esta vida pocas cosas son ya gratis.
Corregir, maquetar, diseñar cuesta dinero. Un profesional se tendrá que pasar unas cuantas horas en tu libro y eso hay que pagarlo.
Cuando te propongan coeditar mira bien la letra pequeña, las condiciones, cesión de derechos, el coste y como se va a distribuir el libro.

Autopublicación

Cuando la editorial tradicional no está interesada, no tenemos los recursos económicos suficientes, los conocimientos o sencillamente no quieres esperar más y deseas buscarte la vida, esta es la opción que puedes utilizar.
Esta es la opción de “yo lo hago todo” o “pago para que me lo hagan”.
Puedes encargarte tú de maquetar, corregir, diseñar, obtener los requisitos legales, promocionar y vender tu libro o puedes pagar a una editorial o cualquier empresa especializada para que dejen tu libro en las condiciones óptimas de ser publicado con unas mínimas garantías de calidad.
En cualquier caso, si lo hace una empresa externa, luego tendrás que llevarlo a una editorial de este tipo para poder venderlo o sencillamente tendrás que encargarte de hacerlo tú.
Hasta hace unos años esta opción era inviable y complicada, pero ahora cada vez es más demandada y totalmente factible si eres consciente de lo que significa.
Puedes publicar tu libro de manera gratuita o asumiendo costes, en función de a donde quieres llegar. Antes solo había un canal de venta, la librería, pero ahora, desde estas mismas editoriales cualquiera puede comprar tu libro por internet y además tienes el mismo canal para poder hacer publicidad y promoción de tu trabajo y aquí radica la cuestión.
Te vas a encontrar gente que no te recomiende este sistema y gente que está encantada. Veremos en otro post los diferentes motivos.