Publicar tu libro. ¿Cuál es tu mejor opción?

Este es un post simplemente para la reflexión.

Ahora que ya conoces que tipo de editoriales existen y los requisitos legales necesarios para publicar un libro y venderlo en el circuito comercial debes reflexionar sobre que decisión adoptar para publicar tu libro.

Todo depende de tus necesidades y la prisa que tengas en publicar. No hay muchas posibilidades de elección.

la decision de autopublicar_facebook

Puedes esperar e intentar hacerlo con una editorial tradicional o de co-edición.

Vamos por partes

Intenta enviar propuestas editoriales. Nunca se sabe… el “no” ya lo tienes.

La edición tradicional o incluso la co-edición (compartiendo gastos pero de verdad), pueden ser tu objetivo inicial. Pero… como todo en esta vida hay luces y sombras, ventajas e inconvenientes.

Vas a tardar mucho más en ver la luz.. si es que la llegas a ver.

Trabajar con estas editoriales tampoco implica necesariamente se vendan miles de libros, ni mucho menos. En esa cadena intervienen muchos factores. Las editoriales también tienen su selección de lo que interesa vender más o aquello que tiene mayor prioridad.

¡Claro que partes con ventaja!. Principalmente por que no hay gastos o son menores. Al ser la editorial quien pone el dinero, tendrá que hacer lo posible porque tu libro se venda si quiere recuperarlo.

Pero también puedo decirte que hay muchos libros que no han llegado a salir de sus cajas (aunque parezca una locura o una contradicción), y otros llegan a las librerías pero no al escaparate.

Osea, que mucha gente tiene que saber lo que busca para encontrarlo. Y si tu libro está en una librería pero no al alcance de la mano, tus posibilidades de venta son mínimas.

Tampoco quiere decir que la editorial vaya a realizar una gran inversión de promoción. Lo más probable es que aproveche la sinergia de otro títulos para incluir tu libro en los catálogos de las librerías, salvo que vea en tu libro un diamante en bruto, en cuyo caso sin duda, invertirá lo necesario.

A través de la editorial tradicional, podrás obtener unos beneficios de entre un 7 hasta un 12% (en el mejor de los casos). Se suelen regularizar las cuentas anualmente. En cuanto a los adelantos… estos son para los autores consagrados que saben que venden…

Las realidades de la autopublicación

Si fallan las otras dos alternativas, nos queda la autopublicación. ¿Qué ocurre con los miles de autores que quieren publicar un libro y no pueden hacerlo de la manera tradicional?

Ahora gracias a Internet, podemos enviar a los posibles compradores a buscar un libro a donde lo vendan, incluso en las propias librerías tradicionales mediante encargo. Lo que necesitas es un buen trabajo de promoción para abrir el camino.

La autopublicación es una forma más de poder mostrar al mundo tu trabajo. Tus ideas, tus pensamientos, tus conocimientos…y todo aquello que deseas compartir.

Hay muchísimos escritores no conocidos realmente buenos. Gente que tiene mucho que decir y aportar, pero por no hablar con la persona indicada, no estar en el lugar o momento adecuado, no pueden hacerlo como sería lo deseable para ellos.

La autopublicación ha cogido una cierta mala fama, especialmente entre los libreros. Habrá quien te diga no está bien visto por las librerías, agentes literarios, la industria en general.

Esto hasta cierto punto es lógico porque entre otras cosas, muchas personas se lanzan a publicar de cualquier manera, sin cuidar lo más mínimo su libro, ni tan siquiera se preocupan por hacer una portada adecuada. Esto da muy mala imagen y provoca que tu trabajo pierda toda credibilidad.

Si no inviertes tiempo en cuidar el envoltorio, por qué un lector puede pensar que lo que hay dentro es bueno. Esto lamentablemente está muy generalizado y afecta negativa e indirectamente a otros autores que si tratan de hacerlo lo mejor posible.

También puede ocurrir que te digan “ese libro al ser autopublicado ya no se puede publicar en otra editorial porque no es inédito”.

¡Bueno, es una verdad a medias!, a veces dicha más que nada como excusa para no decir “No te lo publico“. De hecho es la excusa perfecta.

De todas maneras, para quien solo quiera publicar un libro en su vida puede ser un problema, pero si te gusta escribir y quieres tener continuidad en este mundo, puede ser una magnífica oportunidad de darte a conocer, de hacer ruido y empezar a crear nombre y reputación.

Seamos honestos, ¿podemos esperar que por qué se nos haya ocurrido escribir un libro y nada más, habrá una editorial dispuesta a arriesgar su dinero, si no hay una continuidad?

Sí, puede darse el caso de manera excepcional. Pero también hay casos de personas que han autopublicado un libro con mucho éxito y luego han despertado el interés de otras editoriales.

Autopublicarse es una posibilidad más disponible, en absoluto negativa, siempre y cuando seas consciente de lo que supone y de los pasos que debes dar para tratar de hacerlo con las mayores posibilidades de éxito.

Si eres capaz de aprovechar los recursos que tienes a tu alcance hoy en día, descubrirás que las posibilidades son casi ilimitadas.

¿Que puedes hacer?

En primer lugar debes decidir quien va a realizar el trabajo de edición. Tú o una empresa editorial.

Si no quieres tener que hacerlo todo, puedes recurrir a editoriales de autoedición que prestan los servicios editoriales necesarios para convertir tu texto en un libro. Muchas también tienen su propia red de venta, especialmente a nivel digital.

Puedes encargarte tú de algunas tareas y contratar sus servicios editoriales para otras que pueden generarte dificultades.

Lo que si te aclaro desde ya, es que si quieres publicar un libro en condiciones, debe estar corregido, maquetado y con una portada en condiciones. Esto es lo mínimo aceptable. ¡Vamos, que no es una opción!. A poco que hayas leído creo que entiendes a lo que me refiero. Todo lo demás, (dicho con todo el respeto del mundo) es jugar a publicar.

Una vez publicado, ten claro que no es suficiente con colocar el libro en la editorial o en las plataformas de venta y ¡listo!….las ventas vienen solas.

¡Vas a tener que hacer mucho más que eso!. Cuando el libro ya se ha publicado, ¡el trabajo no ha hecho más que comenzar!

¡Párate a pensar por un momento!. Una librería puede ser muy grande, una gran superficie lo es más e Internet ¡no digamos!.

Todos los consumidores somos muy cómodos y queremos que nos pongan todo en la palma de la mano. Hay muy poca gente dispuesta a perder tiempo en buscar y buscar, salvo que busque algo en concreto que le interese mucho. ¿a que sí? ¡a que tú también eres asi? ¡igual que yo!, ¡igual que todos!

Por eso hay que poner los medios necesarios para que encuentren tu libro.

Si te autopublicas e incluso si co-editas, vas a tener que hacer la promoción tu mismo/a. Editar un libro cuesta dinero y promocionarlo también. Serás tú quien deba decidir hasta donde puedes o quieres llegar, si te vale la pena o no.

¡Bueno!, no pretendo desanimarte ni muchísimo menos. Solo que reflexiones. Si tienes una ilusión y un objetivo te animo a que luches por él.

Me gustaría conocer tu opinión. Si te apetece deja tu comentario.